El nihilismo sabateísta como fenómeno político