Dos. La maquina de la teologia politica y el lugar del pensamiento